Archive for 18 julio 2009|Monthly archive page

No hay dos sin tres

Nota preliminar:

La fecha de publicación no es cierta, ya que esta primera entrada se ha escrito el 27 de Septiembre del 2009.

Pero registré el blog en la fecha que figura, el 18 de Julio del 2009, y he editado la entrada que pone WordPress por defecto. Fue una completa casualidad,  me acabo de dar cuenta ahora haciendo pruebas con la configuración del blog.

Hice la primera comunión ese día. Esa fecha me persigue.

————————————————————————————————————————–

Estoy de vuelta. En la blogocosa. Tuve dos blogs anteriores, que me sirvieron para hacer algo de mano, pero no daré pistas. El segundo de ellos, escrito en una temporada en la que me encontraba sin empleo, en septiembre del 2008,  trataba sobre la crisis (que aún no era crisis). Pero tuve la “desgracia” de volver a cotizar y deje el blog en suspenso. Viendo cómo están hoy las cosas (parece que si que había crisis), puede que hubiera tenido algo de éxito.

Pero bueno, eso ya es pasado, y hoy empiezo una nueva etapa bloguera. Supongo que tengo que explicar un poco que temas voy a tratar en el blog. Y definirme a mi mismo. Empiezo por lo segundo, que es más difícil.

Soy ingeniero técnico industrial y trabajo en ese gran campo de oportunidades que es hoy en día la construcción en España. Políticamente me considero liberal, aunque reconozco que soy un liberal amateur, debo ir por la cámara 3 o 4 todavía, aunque en un mes llegaré a 36.  Tengo un pasado progre, como muchos otros liberales, si bien nunca estuve afiliado a ninguna asociación o partido político.  No lo recuerdo bien, pero creo que fue a partir del 2005, cuando gracias a nuestro amado líder Zapatero -al que, ay, voté en el 2004-  empecé a darme cuenta que todo lo que había visto, leído, oído por parte de la izquierda no iba conmigo.  Supongo que empezó todo por el asunto de los nacionalismos patrios (y su relación con el neopsoe zapaterino). Yo tenía (tengo, pero no los veo hace años) varios amigos mas o menos catalanistas, ya que estudié y tuve mis primeros trabajos en Valencia, y de ese ambiente algo se me pegaba (en el fragor de la noche valenciana, con Dioniso de mi parte, cantaba eso de “no volem ser una regió d’Espanya, no volem ser un país ocupat…..” y todo), pero al regresar a mi hometown manchega los fines de semana, en las vacaciones, me daba cuenta que la gente de mi ciudad (Albacete), no tenía esas preocupaciones identitarias en la cabeza, y que sus problemas eran mas mundanos (tener o no tener trabajo, tener o no tener  novia, pagar la casa, tener unos euros para salir el fin de semana, etc). Así que seguí siendo mas o menos de izquierdas pero el tema “indigenista” cada vez me la sudaba más (excusen mi francés) y luego se convirtió en franca aversión, para que mentir. Recuerdo que solía visitar con frecuencia la página de INN (la página ya no existe, se integraron con Antonio Robles a la cabeza en Ciudadanos, pero he encontrado esto. Así que andaba ahí en ese tertium de la izquierda a otra cosa que no estaba muy clara, pero que debía ser democrática, no demagoga, no nacionalista, y profundamente anti-ZP. Otro factor que me hizo cambiar fue el asunto del 11-M. Cuando tuve mi primera conexión a internet, por el 2004, leí el primer artículo de Fernando Múgica “Los agujeros negros del 11-M” en elmundo.es. Aunque estaba contento de que “habíamos” echado a Aznar (ahora cambiaría a Zapatero por tres Aznares con botas de vaquero), y nos habíamos llevado las tropas de Irak,  al  leer que posiblemente la policía le había hecho la 3-14 al gobierno del PP me hacía la misma gracia que una patada en los  gitanillos cojones. Supongo que me picó la curiosidad, acabe leyendo a Luis del Pino en Libertad Digital, me aficioné a leer este digital, y supongo que gracias a aquella sección tan buena (que no se porque desapareció) , “Blogoscopio”, empecé a leer blogs liberales, descubrí los blogs de Red Liberal y otros similares, después el anarcocapitalismo tan en boga últimamente entre los liberales, el agregador Círculo Liberal, etc, etc. Y descubrí que muchos de los temas que se trataban en estos sitios me interesaban bastante, que ya siendo progre me había planteado (supongo que entrar en el mundo laboral y ver cómo funciona el mercado y en general el mundo también influyó), y que ya estaba bien de salvar ballenas, defender a dictadores sólo porque eran enemigos de los inicuos yankis, y de mostrar (libremente obligado) empatía  con aquellos para los cuales su sacrosanta identidad y pertenencia a un pueblo se basaba en el 90% de los casos en odiar a gente como yo, que siempre he tenido por lema “respeto lo que hagas mientras me respetes a mí”.

Ah, la COPE, yo también voy a opinar, que es gratis menos en Cuba. En el 2003, en mi primer trabajo “serio”, oíamos la SER de 8.00 a 19.30. La época de las manifestaciones (a la grande no fui porque me quede haciendo compañía a una porteña de la que no se nada hace tiempo). Iñaki Gabilondo, el Florenci Rey, Gemma Nierga y sus niños-benetton que siempre le acaban dando la razón…  que tiempos. Y mi madre: “Por qué no escuchas a FJL en La Linterna?” y yo le contestaba algo así cómo “Te tiene comida la cabeza la COPE” o  “Pero no has visto la foto de Donald Rumsfeld dándole la mano a Sadddam?”. Tras el 11M andaba un poco apartado de la política, ya no estaba Aznar y no estábamos en Irak. El Valencia hizo el doblete y yo que soy culé me alegré porque el Madrid se quedó con la miel en los labios. España no iba bien, iba mejor. Mas tarde, debió ser en la primavera del 2005, trabajaba a una media hora de casa en coche, y me dio por poner La Mañana de Federico para ver que decía ese loco. El resto es historia conocida. Me encanta My Sharona.

¿Que temas voy a tratar en el blog? Creo que por el párrafo anterior ya se adivina que me interesa bastante la política nacional e internacional y que papel juega el liberalismo en ellas. En mi auto-descripción anterior he hecho hincapié en mi faceta “política”, pero obviamente me interesan otros temas que ya iré sembrando en posts sucesivos.

No quería hacer esta entrada tan larga. Lo siento en el alma por los que halláis llegado hasta aquí. De hecho creo que al final me he decidido a iniciar este blog porque me daba cuenta de que en mis comentarios en otros blogs me alargo mucho, y me dije que mejor me abría una bitácora propia. Así puedo alargarme todo lo que quiera, aunque me pongo de objetivo ser claro y conciso, aparte de constante en la publicación de entradas (para no dejar morir el blog, como pasó con los dos anteriores).

Por último (¡acaba ya, brasas!), informar de que en la mayoría de los blogs y páginas que comento mi nick es spartan, por si algún lector me reconoce. En liberdom no he podido usarlo porque ya lo tenía ocupado con uno de los blogs anteriores.

Bienvenidos todos, animaros a comentar, criticar o alabar, espero que creemos buenos debates.

———————————————————————————————————————–

Política de moderación de comentarios: De momento no voy a moderar los comentarios. No doy unas reglas de lo que se puede decir o no decir (por supuesto no juzgaré a nadie por su ideología). Sólo digo que este blog es cómo mi casa, y en mi casa quiero que todos, invitados y anfitrión, se sientan respetados. El que se salte esa regla, tiene varios boletos para que le enseñe la puerta de salida. Cuando comentes, relee tu comentario y piensa en lo anterior, doy por hecho que tienes un cerebro y que eres un zóon politikon, y además libre. Lo que siembres, recogerás, y será responsabilidad tuya.

Normas de etiqueta: Bueno, pues mas o menos todos sabéis que existen ciertas normas en internet, especialmente en foros y blogs, que tienen como objetivo hacer inteligible lo que escribes, y que el resto de lectores no tengan que andar descifrando jeroglíficos o sufrir dolor de ojos. Si cometes faltas de ortografía, siempre puedes echar mano de los correctores o de miles de páginas de internet que te ayudarán a mejorar. El resto de lectores pueden echar una mano también. Y si no has oído nunca hablar de esto de las “Normas de Etiqueta en Internet” o “Netiqueta”, pincha aquí. O aquí, te echarás unas risas y además verás que impresión causa una persona que no sigue las normas de etiqueta del “internete”. Para los que estén realmente interesados en este tema, les dejo esto que acabo de encontrar.

Por último, se puede escribir en cualquier idioma diferente al castellano (que por mi parte será el que use habitualmente), pero se exige traducción (o al menos un pequeño resumen).