¿Trabajos soviéticos? Actualizado

Traigo esta noche un pequeño misterio (para mí). Por las calles de Albacete pasean últimamente (mi primer avistamiento fué ayer) unos jóvenes con unos chalecos naranja. Podrían pasar por personal de Protección Civil, que si no recuerdo mal, llevan el color naranja en su indumentaria. Pasaron cerca de mí y pude leer de refilón “plan de choque”. El plan de choque tal debe ser sin duda (apuesto cortado y chupito de orujo) el  “Plan de choque (por el empleo)” promovido por la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha (JCCM). Vamos, un Plan E (o Fondo Estatal de Inversion Local) alla castellano-manchega. Creo que otras CCAA estan llevando a cabo planes similares. A esto se suma, si no me equivoco, un nuevo monto de euros que el Gobierno de Estepaís va a entregar a los Ayuntamientos (el epílogo del Plan E). Incluso creo que algunos ayuntamientos van a aflojar también algo de pasta para (intentar)  crear mas empleo. Las actividades financiables por el Plan E -las del Plan de Choque son similares (*)-  son las que se muestran en este link. veamos algunas de ellas (copio las 4 primeras para que no se diga que las elijo por cualquier razón):

# Las de rehabilitación o mejora de entornos públicos urbanos y promoción industrial.
# Los equipamientos e infraestructuras en redes viarias, saneamiento, alumbrado o telecomunicaciones.
# Las de construcción, rehabilitación o mejora de equipamientos sociales, sanitarios, funerarios, educativos, culturales o deportivos.
# Las de protección del medio ambiente, prevención de la contaminación e impulso de la eficiencia energética.

Si bien las que he copiado pueden dar la impresión de ser útiles a los ciudadanos, en principio no parece que una vez terminadas sean filones de empleos. Mejorarán los aspectos que tratan, pero creo que una vez acabada la obra, no serán una fuente de trabajo. Si creo que alguna, como la segunda, puede ayudar a los empresarios al tener nuevas y mejores carreteras (¿para cuando el transporte de mercancías por ferrocarril?). Eso sin contar que el milagro del Plan E consiste en pagar a unos trabajadores con un dinero que o se saca de los impuestos o viene de la deuda, que al final se paga con impuestos. Así, pagando sueldos con el dinero de otros ciudadanos, también doy yo trabajo.

Pero volvamos a nuestros amigos de los chalecos naranjas. Se les veía alegres, paseando por la ciudad, con la autoridad que da llevar un chaleco naranja. Y si no da autoridad, por lo menos llama la atención. Cómo el Plan de Choque de la JCCM debe ser -como digo arriba- un Plan E en versión autonómica, pensaba que se dirigían a sus obras (¿no se han fijado que casi todas las actividades financiandas por el Plan E son obras? ¿por qué en una época en la que la construcción tiene poco futuro, al menos comparado con lo que fue tres años atras, se insiste en seguir dándole al hormigón y al ladrillo?). Bueno, estábamos con el asunto de adonde se dirigían los jóvenes de chaleco naranja. La verdad es que no tenían pinta de ir a una obra de construcción. Llevaban ropa informal, de calle, el chaleco naranja, pero no llevaban ni una mísera llave inglesa, un tester, un destornillador, etc, ni parece que sus ropas llevaran manchas de cemento, pintura, chispazos de soldadura, ni nada de eso. Me preguntaba por tanto qué coño hacían esos chavales paseando con el chaleco por Albacete. De repente se me ocurrió una idea: a lo mejor están supervisando que los cuartos que Zapatero dio a los ayuntamientos para que estos se lo gastaran en aquello que fuera mas rentable electoralmente o que sirviera para pagar favores a promotoras y constructoras mas útil a los ciudadanos, se hubieran gastado razonablemente, o sea, que las aceras levantadas ya se habían tapado y los adoquines estaban bien alineados, todo ello en servicio del pueblo. Quizás no andaba del todo desencaminado. La alcaldesa actual de Albacete, Carmen Oliver, nos da una pista en este artículo de la revista local “La Cerca”. Les pongo un extracto que es la clave:

El Ayuntamiento de Albacete a través del Plan de Choque ha puesto en funcionamiento la figura de “los agentes de ciudadanía” que trata de mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas, dar soluciones y atender a sus demandas.

Supongo que nuestros amigos de naranja son los “agentes de la ciudadanía” (¿no suena un poco cómo esto?) que cita mi alcaldesa.

Y ahora, disculpad por lo prolijo del post, vamos al titular de éste. Cuando terminaba la carrera, me fui a Holanda a hacer el Proyecto Final de Carrera. La coordinadora del programa Erasmus me busco una casa típica holandesa (no con la fachada estrecha, esto es mas en Amsterdam, creo), sino una casa de dos plantas con patrio trasero y su cuarto para las bicis. Convivía con cuatro polacos (de Polonia), tres chicos y una chica. Yo tenía unos 26 años y ellos andarían por los 22 de media. Era en el curso 1999-2000. Cómo el muro de Berlín cayó en en ’89, mis compañeros de casa hacía una década larga que ya no vivían bajo el régimen soviético. Yo escuchaba con gusto (por el tema histórico, no es que me alegrara de que un país hubiera vivido medio siglo bajo un régimen totalitario y asesino como fue el comunista en la URSS y sus países satélite) las anécdotas que me contaban de la época soviética: los televisores rusos que ardían de repente, los cigarros de un metro de longitud que se vendían y luego uno en casa se los cortaba al tamaño habitual de un pitillo, la innovación ecologista que consistía en adquirir papel higiénico a cambio de periódicos usados, etc. Pero lo que me llamó especialmente la atención son los relatos de los trabajos de los súbditos del socialismo. En un régimen tal, todo el mundo tiene el deber y el derecho de trabajar. La cuestión es que si tienes que emplear a todo quisqui, una vez que cubres los trabajos que realmente hacen falta (en el mundo libre diríamos “lo que demanda la sociedad”), ¿que haces con el resto de gente?. Pues les das el primer trabajo que se te ocurra. Recuerdo perfectamente que uno de los trabajos que tenían ciertos ciudadanos era comprobar que todos los trabajadores de una fabrica habían recibido su cena. Y punto. Creo que había otro que consisitía en apuntar si había llovido ese día. Y cosas así. En el 1999 ya sabíamos que la URSS y los países del Pacto de Varsovia realmente vivían mal, que la planificación comunista había sido un desastre, y que además muchas personas habían sido asesinadas, torturadas y llevadas a gulags. Pero reconozco que lo de los trabajos “de cuota” me dejó alucinado.

Y ayer, cuando vi a los chicos del chaleco naranja (vi a dos grupos, parecían felices, el trabajo no comportaba demasiado estrés, por lo que vi), me acorde de las anécdotas que me contaban mis amigos polacos. ¿Que hacían estos chicos? ¿Controlar las obras, ayudar a los ciudadanos -¿en que?-, aprenderse los nombres de las calles?.

Como solo me los cruce, a unos, y a los otros los vi desde unos 10 metros (mientras hablaban distendidamente, incluso habían encontrado un colega no ungido con el chaleco, y allí estaban sosteniendo una pared en la que se apoyaban para que no se cayera), creo que no debo juzgar tanto y con tan poca pistas, y debo continuar la investigación. Si me los cruzo otra vez les haré unas preguntas para que me aclaren que aportan a la sociedad a cambio de unos cientos de euros que supongo que cobran, y que pagamos tu , y tu, y tu también, y yo.

Seguiremos informando. Aquí hay noticia, lo veo.

(*) Repasando las 4 páginas web que informan sobre las empresas y actividades que pueden ser financiadas por el Plan de Choque parecen mejor encaminadas a crear empleo (de eso se trata, ¿no?). Por ejemplo:

Fomento de la Economía Social y la Competitividad

II Plan de Formación Profesional de Castilla-La Mancha

Plan por el Crecimiento, la Consolidación y la Calidad del Empleo en Castilla-La Mancha (2008-2013)

Si bien hay que reconocer que pecan todas de la artificiosidad de los nombres de los programas y dan la impresión de palabras huecas que luego resultan en nada. También del vicio socialista de pensar que por medio de leyes o programas planificados por políticos, los efectos deseados son cosa segura. Y como decía antes, todas basadas en coger dinero de unos ciudadanos para dárselo a otros (en “moneda” o en forma de trabajo remunerado) , lo cual no es malo necesariamente (aunque en mi caso siempre llevo un poco de escepticismo y espíritu crítico en la cartera, que nunca viene mal para estas cosas), pero es cosa que no tiene ningún mérito, como he señalado mas arriba.

El tema es un debate típico entre liberales, así que vendrán mas artículos sobre el asunto en este blog.

ACTUALIZACION: He consultado el tema y de hecho estos amigos de los chalecos forman parte del Plan de Choque de la JCCM, y su puesto es Agente de Ciudadanía. No haré mas bromas sobre el nombre. Su función es revisar las obras y supongo que a lo mejor alguien les pregunta que hacen.

Dejo la prueba:

agente ciudadania

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: